Cáncer de hipofaringe

El cáncer de hipofaringe es una enfermedad en la que las células cancerosas crecen en la hipofaringe o laringofaringe, el área de la faringe se encuentra con el esófago.

Es una forma rara de cáncer, así como una forma difícil de diagnosticar.

Síntomas

El primer síntoma que se observa de cáncer de la hipofaringe es generalmente la inflamación de los ganglios linfáticos en uno o ambos lados del cuello. Este es un síntoma común de las condiciones médicas menos graves tales como infección, por lo que este importante síntoma es a menudo pasado por alto.

Un dolor de garganta que puede extenderse a los oídos es a menudo confundido con una infección en los senos y no considerado seriamente como un posible síntoma de cáncer.

Causas

Algunas de las causas posibles incluyen el tabaquismo, los malos hábitos alimenticios, o el abuso crónico de alcohol ya que incrementan el riesgo de desarrollar este tipo de cáncer.

Si tiene preguntas individualizadas o inquietudes sobre el cáncer de la hipofaringe se debe discutir con un médico u otro profesional de la medicina.

Factores de riesgo

Algunos estudios han indicado una posible relación entre muchos tipos de deficiencias de vitaminas y esta forma de cáncer. Sencillos análisis de sangre en el consultorio de un doctor pueden determinar si existen necesidades nutricionales. Los suplementos alimenticios pueden ser recomendados si se encuentra una deficiencia.

Diagnóstico

Como el cáncer de hipofaringe es una forma rara de cáncer, un diagnóstico preciso a menudo se retrasa hasta después de que el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Debido a esto, el cáncer de la hipofaringe es uno de los tipos más mortales de cáncer que afectan a la cabeza y el cuello.

Complicaciones

La ingestión puede resultar difícil o imposible en aquellos con cáncer de la hipofaringe, causando con frecuencia la pérdida de peso u otros problemas gastrointestinales.

Tratamiento

Cuando se propaga el cáncer, la cirugía puede estar indicada en un intento de eliminar las células cancerosas. En etapas más avanzadas, los tratamientos de radiación o quimioterapia pueden ser necesarios con el fin de prolongar la vida del paciente. Los efectos secundarios graves pueden estar asociados con estas opciones de tratamiento, por lo que es importante que el paciente se comunique con el médico supervisor con el fin de diseñar un plan de tratamiento individualizado.

Prevención

El consumo excesivo de alcohol y un estilo de vida poco saludable crónicamente pueden contribuir al desarrollo de este tipo de cáncer. Es importante tener una dieta sana y equilibrada con el fin de fortalecer la respuesta inmunológica natural del cuerpo a los invasores extranjeros.